Zhan zhuang: de pie como una estaca

Zhan zhuang: De pie como una estaca

El ejercicio de mantener el pilar: relaja la mente y ejercita el cuerpo, aumentando la fuerza física y la capacidad de concentración.

   Lunes 8 de Junio, 2020

Zhan zhuang

"Para lavar la médula ósea, comienza desde la pila, de pie", la pila (de pie como una estaca o también conocida como la postura de abrazar el árbol) es uno de los ejercicios más importantes dentro de nuestra escuela a la hora de practicar Taichi y Chikung.

Es básica para comprender la estructura corporal correcta, relajar la mente y potenciar la concentración y el enfoque de nuestros pensamientos.

Esta postura potenciar la vitalidad de todo el cuerpo y promueve la circulación de qi y sangre y por lo tanto es altamente recomendable su práctica tras periodos de convalecencia para poder recuperar la salud y el tono muscular. Además, su práctica regular nos permite ser más conscientes de nuestros puntos fuertes y débiles tanto a nivel físico como mental.

Uno de los ejercicios de sostener el pilar más reconocidos en el mundo del kung fu es la posición Ma Bu (paso de caballo o montar caballo). Su práctica es requisito indispensable en numerosos estilos de kung fu, sobre todo para el fortalecimiento de la musculatura del tren inferior. Sin embargo, esta postura puede resultar altamente exigente en las primeras fases de su práctica, por lo que podemos practicar una postura más elevada, conocida normalmente como Zhan zhuang. 

Zhan zhuang no es sólo una postura, si no un conjunto de posturas que conforman un sistema propio`pudiendo ser en sí mismo su práctica, una única disciplina.

En la filosofía china (y por lo tanto en la Medicina Tradicional China) unas piernas fuertes son indicativo de una nivel de salud óptimo dada su relación principalmente con los meridianos del Hígado y Riñón, considerado como fuente de vitalidad.

En personas jóvenes, el tren inferior es generalmente más sólido, tronco superior es más virtual  (asociado al principalmente al meridiano del corazón y de los pulmones).

Igual que arriba es abajo

Cuando estamos plenos de vitalidad, el Yuanyang (Qi ancestral) es abundante proporcionando salud y sobriedad. Es como un día despejado, el cielo es luminoso y las nubes son claras, el suelo permanece fresco gracias a la sombra por árboles. 

Sin embargo, en la vejez, las personas gradualmente perdemos vitalidad y nos volvemos más débiles y nuestras vidas tienden a complicarse, con lo que esa armonía entre arriba (cielo) / abajo (tierra) se desvirtúa provocando desequilibrios.

Mantener una circulación correcta del Qi es la principal función de esta práctica. Cuando el Qi entre el cielo (arriba) y la tierra (abajo), la humanidad (centro) se ve alterada por sus efectos. Esto es algo que podemos comprobar en los diferentes estados meteorológicos atípicos a las estaciones..

Lo mismo ocurre en el cuerpo humano. Cuando el Qi (aire) no es suave, el aire se concentra en la parte superior del cuerpo y no cae (desciende) hacia la parte inferior. De esta manera la parte superior del cuerpo permanecerá rígida y bloqueada mientras que la parte inferior estará vacía, si fuerza. 

Siendo el mundo un gran Universo y el cuerpo humano es un Universo pequeño, ambos son regidos por las mismas leyes. 

Entre el cielo y la tierra, el Qi se eleva y la turbidez se hunde. 

El QI dentro del cuerpo humano también debería elevarse, y la turbidez debería descender. 

Si el suelo abajo está vacío (sin vitalidad), el bosque se no puede crecer y el suelo se erosiona, se volverá polvo y los vientos y las tormenta cubrirán de este polvo el cielo.

El secreto está en la naturaleza

Entonces, ¿cómo mejorar esta situación? La mejor acción natural consiste en plantar árboles con el fin de reforestar la zona. 

Lo mismo ocurre para la salud según Medicina Tradicional China: para disminuir el Qi del Corazón y de los Pulmones en el foco superior, se debe favorecer el Qi del Hígado y los Riñones. 

Una de las formas más efectivas es la de la práctica de sostener el pilar. 

La clave clave de la práctica consiste en estabilizar la parte inferior del cuerpo y tener una sensación de enraizamiento, mantenerse inmóvil (pero sin rigidez, igual que un árbol), relajando el cuerpo buscando la sensación de pesadez y hundimiento de todo nuestro peso en el suelo a través de los pies como si estos fuesen unas profundas raíces. Después, el tronco, erguido y recto. Por último la cabeza, la copa del árbol que deberá elevarse hacia el cielo.

De esta manera, el Qi del cuerpo volverá lentamente a su posición original. Después de permanecer durante un tiempo prolongado, el cuerpo volverá al estado de vacío. 

Al igual que un un vaso con agua turbia, cuanto más lo agitemos, más turbio será mientras que si lo dejamos reposar, los elementos más ligeros flotarán mientras que las partículas más pesadas se hundirán. Después de un rato, contemplaremos vaso con agua más transparente y limpia mientras que el fondo permanecerá sucio.

Abrazar el árbol

Una de las posturas más representativas del Zhan Zhuang es la de abrazar el árbol, donde los codos elevan los brazos y se relajan las rodillas permitiendo el movimiento de anteversión de la pelvis.

El propósito es bajar el centro de gravedad del cuerpo para “llenar” la parte inferior y vaciar así la parte superior, aumentando así la circulación del Qi de los riñones, de modo que la persona entra en un estado de vacío y hundimiento, y de esta manera favorecer una vida larga y saludable.

La experiencia durante cientos de años ha demostrado que la práctica de sostener el pilar es una de las mejores formas de complementar la vitalidad. 

Después de haber recuperado la vitalidad, nos sentiremos fuertes y saludables, nuestro sistema inmunológico se habrá fortalecido pudiendo hacer frente a numerosas  enfermedades. 

Muchas personas sanas pueden permanecer de pie durante mucho tiempo, y todas disfrutarán de una larga vida. mientras que personas no tan vitales o con la salud mermada deberán permanecer durante menos tiempo que deberán ir incrementando gradualmente para poder beneficiarse del resultado de la práctica de sostener el pilar. 

El Zhan zhuang no sólo permite limpiar los meridianos, conciliar Qi y la sangre, hacer que el yin y el yang se nutran mutuamente, acelera el metabolismo, sino que también fortalece las funciones de varios órganos y vísceras e incluso de las células.

Método básico

A continuación te explicamos una serie de recomendaciones y pasos que aplicamos en nuestras clases de Taichi y Chikung  a la hora practicar Zhan zhuang.

Recomendaciones:

  • Elige un sitio amplio y bien ventilado, a poder ser en plena naturaleza siempre que las condiciones meteorológicas así lo permitan.
  • Evita las distracciones.
  • Utiliza ropa cómoda y holgada, preferiblemente hecha de tejidos naturales.
  • No tengas prisa, no te impongas metas. Esto no es un reto a superar.
  • Evita practicar una hora antes o después de las comidas.
  • Hidrátate correctamente antes de comenzar.
  • Espera unos minutos después de la práctica (hasta 30 minutos) para tomarte una ducha si así lo requiere.

Puntos importantes para la práctica

Pies

Con ambos separados a una anchura equivalente a la anchura de nuestros hombros aproximadamente (el talón es ligeramente más ancho que el hombro, la anchura de la punta de los dedos y los hombros es similar) como si formasen el carácter chino para designar el número 8, Ba (八).

Cabeza

La cabeza debe mantenerse erguida, con el punto Bai Hui (las cien reuniones -  punto 20 de Du Mai) cómo cúspide o bóveda celestial, mientras la barbilla está ligeramente retraída precisamente para elevar este punto. 

La boca permanece ligeramente cerrada, y la punta de la lengua toca el paladar (comienzo de las encías superiores, como si pronunciamos la letra D). 

La expresión es tranquila. Mira hacia el horizonte, respira naturalmente y relaja tu cuerpo. 

Relaja tu respiración para que sea tranquila, equilibrada y suave.

Manos

Los dedos están estirados naturalmente, como si sujetamos un enorme globo entre ambas manos, sosteniéndolo con los brazos y el cuerpo bien redondeados adoptando la forma de un semicírculo. 

La posición de las mano se puede ser baja al principio pero deberemos elevarla lentamente a medida que vayamos progresando durante la práctica hasta que las permanezcan más altas que los hombros, pero nunca más bajas que el ombligo.

Hombros

Los hombros deben estar relajados, no tensos.No debe haber sensación de sujeción del hombro. 

Los hombros deben tirarse hacia abajo de forma natural y relajada, deben aflojarse.

En este momento, la clavícula y el tórax se sienten un poco pesados, por lo que cuando los hombros están flojos, los músculos costales deben soportar los hombros.

En algunas ocasiones hay personas que rompen a a sudar durante la práctica mientras que sus manos o pies permanecen fríos. La razón es que sus hombros y codos no están relajados, y el movimiento del aire y el Qi está bloqueado. Por lo tanto, debes sacudir los hombros y brazos antes de continuar practicando.

Rodillas

La rodillas están ligeramente flexionadas y no deberán sobrepasar verticalmente la punta del pie, mientras permanecen alineadas con estas.

El muslo está deberá permanecer vacío, relajado con la sensación de estar sentado pero sin estar sentado.

Cuerpo

La parte superior del cuerpo permanece recta. La cintura y las caderas no deben colapsarse. 

El tórax está ligeramente contenido (hundido), enderezando la espalda. 

El abdomen deberá permanecer relajado. 

El perineo se eleva y el coxis hunde hacia el suelo. Cuando el perineo se eleva hacia arriba, el QI puede elevarse en esa misma dirección. De esta manera, los puntos Baihui (20 de Du Mai) y Huiyin (1 de Ren Mai) quedan conectados permitiendo el flujo y movimiento constante del Qi superior e inferior. 

Cuando la postura es correcta, la vitalidad del cuerpo es suficiente y la posición se siente suave, natural. 

Puedes gradualmente ir bajando la postura, siempre y cuando las rodillas no sobrepasen las puntas de los pies, lo que te permitirá un trabajo más duro y exigente. Sin embargo, deberás prestar atención a la posición del coxis, de lo contrario. Si no está lo suficientemente hundido, el Qi en el cuerpo no aumentará, la frecuencia respiratoria aumentará y la pérdida de equilibrio conducirá a un aumento de la presión arterial.

Mantén esta postura, relaja tu cuerpo tanto como te sea posible, no pienses en nada, deja que la sangre fluya naturalmente. 

Generalmente se trabajar al menos durante 30 minutos pudiendo iniciar la práctica con pocos minutos en las primeras fases. 

Cuando comiences a practicar, notarás el exceso de esfuerzo físico requerido puede que te duelan las rodillas y los muslos. 

Algunas personas pueden temblarán debido al estancamiento de Qi en su cuerpo. Esta es una reacción normal, no importa. Deja que el temblor se vaya mitigando lentamente, sin intervenir. Debes desistir cuando te duelen las piernas si se diese el caso. Aguanta por un tiempo. El dolor se debe a que el Qi es insuficiente en tu cuerpo y no puedes soportar tu peso corporal. 

En este momento, puedes usar tu mente para observar qué parte de tu cuerpo presenta algún bloqueo. La mente dirige el Q. Cuando tu mente llegue a la parte dolorida, el Qi se inyectará en esta parte. Cuando el Qi que se dirige a ese área es suficiente, gradualmente el dolor desaparecerá y podrás relajar tu cuerpo permitiendo una posición más baja, más relajada y más estable. 

Todo el mundo debe tener en cuenta que aunque mantenerse erguido ahorra más trabajo, cuanto más recto (rígido), menos efectivo es. Se ha de encontrar un equilibrio.

Permítete bajar todo lo que puedas sin obligarte a un esfuerzo excesivo ya que esto también podría resultar contraproducente. 

Cuanta más experiencia acumules con la práctica, más beneficios podrás obtener. Las personas que han trabajado suficientemente tiempo este ejercicio, podrán sentir (siempre que que se permanezca de pie por un tiempo determinado) calor de las extremidades. Esto se debe a que su Qi y sangre comienzan a elevarse, y luego se paran por un tiempo. 

Naturalmente sentirás el movimiento del Qi donde quiera que vaya tu mente, donde sea que siga el Qi. Esto se debe a que los meridianos de tu cuerpo comienzan a conectarse, y después de que se conecten los meridianos, la sangre y el Qi no se verán obstaculizados por lo que fluirán libremente y varias dolencias y enfermedades del cuerpo mejorarán rápidamente.

"Al principio parece no ser muy efectivo, pero he acumulado más de cien días de práctica y su función es inconmensurable.".